El taller de clásicas está de luto

Hoy, 17 de Julio de 2018, tenemos que echar el cierre del taller con mucha tristeza, su autor José Miguel Morell Fuentes nos ha dejado a la edad de 60 años. Vivirá siempre en nuestro recuerdo.

José Miguel era el 4º – 5º hermano de una familia de siete hermanos, en la que se incorporó junto con su hermano gemelo Miguel Ángel. Nuestros padres nos dieron un ejemplo de familia que Josemy junto a Alicia y sus hijos Laura, Carlos, Miguel y sus nietos Paula, David, Victor y Mario han sabido conservar.

Todos los hermanos somos (éramos) aficionados a los motos, José Miguel siempre se destacó por su afán coleccionista y su habilidad como restaurador. Su colección de motos supera los 100 vehiculos, de muchas de las cuales hemos disfrutado su recuperación en este blog, que es el fruto de su pasión. Su lema “Vivo para revivir” es una muestra de lo que sentía cuando entraba en su taller.

No hay más que leer cualquier articulo del blog para imaginarse cómo era José Miguel y qué intereses le movían: aparte de una capacidad de trabajo extraordinaria, un amor por los detalles y una sencillez en sus explicaciones, leyéndole todo parece muy fácil y te anima a trabajar. Como moderador/editor de su blog que ha leído todos los comentarios recibidos, los lectores pensaban que se trataba de un foro en el que muchos autores exponían sus trabajos y no, es la obra de una sola persona y además, !en sus ratos libres¡ y con el poco dinero que restaba a su economía.

También los lectores acudían a él para pedirle referencias, consejos, proveedores y ayudas, como si de un profesional se tratara. El respondía a todos desinteresadamente y con generosidad.

En los últimos tiempos, ya bastante enfermo, su taller y su blog le han permitido sobrellevar la dureza de su enfermedad, el poder “terminar la Vespa” o recoger el depósito que le estaban pintando era un aliciente que le daba los ánimos y la fuerza que luego nos trasmitía a todos..

Ahora toda la familia estamos destrozados, no podemos entender cómo se ha ido tan rápidamente cuando esperábamos una pronta recuperación, tan milagrosa como las que él sabia hacer con sus motos. Parece que los médicos no gozan de sus mismas habilidades.

Desconocemos el futuro del blog, intentaremos mantenerlo a disposición de los lectores y ojalá que su obra perviva igual que su memoria en nuestro recuerdo.

Vivamos como él, para revivir nuestros sueños e ilusiones más queridas.

 

Un saludo a todos los lectores de este blog